Estas fiestas se celebran del 22 al 25 de julio. Su antigüedad se remonta a las últimas décadas del siglo XV, cuando San Leonardo quedó varios años arrasado por las llamas hasta el punto de no quedar ni casas ni bienes.

 

Por este motivo, los vecinos de San Leonardo decidieron encomendarse a Santa María Magdalena tomándola como su patrona efectuando así voto por sí y sus sucesores de guardar dicha fiesta. Y así todos los años siguen con la tradición impuesta de celebrar este día con actos litúrgicos, desfile de carrozas y con la lidia de un toro, cuya carne se reparte en comida de caridad.

 

El 25 de julio, día de Santiago, es costumbre finalizar las fiestas con la tradicional "caldereta", un guiso que tiene como base la carne de vacuno y que se reparte colectivamente entre los vecinos y numerosos visitantes que pasan sus vacaciones en esta villa. Esta comida popular tiene lugar en un entorno natural idílico para esta celebración que es la Fuente del Tío Briones.

 

Estas fiestas, a diferencia de las de invierno, tienen un carácter eminentemente bullicioso. Las peñas se apoderan de las calles y con sus atuendos, pancartas y charangas, junto a las atracciones para niños de la feria y a los numerosos quioscos de venta ambulante que estos días se instalan, hacen que el pueblo entero, día y noche, sea una continua fiesta.

 

 

 

 

Galería de Imágenes

Comparte esta Página