Se celebran el día 4 de febrero. El hecho tradicional consistía en colgar de una cuerda, que cruzaba la carretera a la altura de la plaza mayor, un gallo con la cabeza hacia abajo. Aquel jinete que conseguía decapitarlo recibía el premio y los honores.

 

En la actualidad, las cucañas, carreras de sacos, pucheros y cántaros con sorpresas y otros juegos, han sustituido aquel recuerdo.

 


Galería de Imágenes

Comparte esta Página